El astuto político español Sánchez tiene posibilidades contra él una vez más en la carrera política pública.

El presidente del Estado español, Pedro Sánchez, ha sido incluido precipitadamente al menos unas cuantas veces en su carrera política, generalmente corta pero repleta de actividades.

Maltratado y herido después de ver a sus comunistas recibir una paliza en carreras locales y territoriales en mayo, Sánchez tuvo cierto margen para recuperarse. Al día siguiente excepcionalmente sorprendió a sus ligeros oponentes presentando carreras generales desde diciembre hasta este domingo, justo en el centro del hirviente verano español.

Hizo una interpretación de temas gubernamentales a charlas de carretera que podría compararse con decir: ¿Qué tal si resolvemos esto, sin lugar a dudas?

La mayoría de las encuestas se centran en que el Partido Popular moderado impulsado por Alberto Núñez Feijóo es el más votado y se dispone a enmarcar un gobierno de alianza con el partido de extrema derecha Vox. Si eso llega a buen término, España dejaría de lado una carroza europea y dejaría de ser referida a los dos pilares principales del gobierno radical de Sánchez: la revolución energética respetuosa con el medio ambiente apoyada por la Asociación Europea y un plan agresivo de privilegios femeninos y LGBTQ.

Núñez Feijóo y otros expertos a menudo llaman a Sánchez deshonesto y capaz de permanecer en el poder con eficacia, pero nadie lo culpa por saltar cuando se trata de una pelea.

Sánchez, de 51 años, madrileño, ex pelotero y profesor de finanzas, ha demostrado que puede sacar adelante los imprevistos. Después de montar una rebelión de base para volver a conducir como secretario general de la coalición comunista en 2017, después de un año impulsó el movimiento de no certeza efectivo más memorable de España para derrocar a su antepasado moderado y ocupar la oficina del máximo líder estatal.

Para permanecer en el poder, Sánchez necesitaba inscribir un partido desafiante de extrema izquierda en 2019 para la alianza más memorable del país en casi 50 años de gobierno basado en la popularidad. Actualmente debería lograr una victoria más a pesar de todo.

Ni un orador conmovedor ni un polemista extraordinario, muchos lo consideran retraído.

“La mayor habilidad (de Sánchez) es su sentido del azar. Lo desconcertante es lo poco que puede sacar provecho de él (entre los ciudadanos)”, dijo a The Related Press el examinador político Josep Ramoneda, un espectador de larga data de la izquierda española.

“¿Por qué razón nunca podría ganarse la confianza de la gente? Hay muchas cosas, pero los hechos confirman que tiene una manera bastante elitista de hablar. Es, si me lo permiten, demasiado atractivo”. para llegar a ser el máximo líder del estado. Cuando camina, tiene este puntal”, dijo Ramoneda.

“Y después hay algo diferente: no puede enviar la misma autoridad que han dicho los líderes estatales bien establecidos”, dijo el investigador.

Sánchez, sin embargo, ha demostrado de manera fehaciente fortaleza al enmarcar la estrategia, concertar arreglos y tomar la difícil decisión.

Ha sido un legislador hiperactivo a pesar de conducir un gobierno de alianza minoritaria.

Uno de sus primeros pasos como líder estatal fue la expulsión profundamente emblemática del grupo del tirano Francisco Franco de una tumba pública. Sánchez expuso sus certificaciones de activista de las mujeres al tener continuamente un mayor número de mujeres que hombres en su Mesa y con líderes estatales delegadas de mujeres responsables de la economía, el clima y la energía, y los negocios.

Sánchez, que habla inglés, amplió el perfil de España en Bruselas, donde es un firme partidario de la UE y socio de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a pesar de que ella tiene un lugar con los moderados de Europa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *